El programa de tecnología educativa finlandés Mightifier hace el lanzamiento de un currículo de aprendizaje socio-emocional para afrontar la ansiedad por el cambio climático, constituyéndose una de las primeras iniciativas en el mundo diseñadas para tal fin. De acuerdo con un estudio reciente y realizado a nivel global, 75 % de los y las  jóvenes entre los 16-25 años ven su futuro como aterrador por el cambio climático. Con el Programa de Resiliencia Climática de Mightifier, los maestros cuentan con las herramientas necesarias para apoyar a sus estudiantes a sobrellevar de mejor manera la ansiedad y construir esperanza en el futuro junto con acciones conjuntas. 

“Hoy, en Octubre 5, cuando celebramos en Día Mundial del Maestro de la UNESCO, queremos centrarnos en la ansiedad que el cambio climático genera en nuestra juventud. Esperamos que nuestro programa especial pueda ayudar a manejarla”, menciona Mervi Pänkäläinen, CEO de Mightifier.

De acuerdo a los investigadores, algunos y algunas jóvenes ven el cambio climático como algo positivo: éste puede ayudar a cambiar su comportamiento y evaluar sus valores. Sin embargo, para la gran mayoría de la juventud, el cambio climático impacta su salud mental y puede, por ejemplo, causar insomnio. 

“Necesitamos una serie de actividades, que puedan ayudar a que los niños y jóvenes trabajen en sus sentimientos alrededor de la ansiedad, miedos y desesperanza. Una gran forma de hacerlo es al trabajar activamente en nombre de nuestro planeta. Acciones concretas como el reciclaje, el cambio personal de hábitos de consumo, evaluar nuestra dieta, considerar mecanismos de transporte amigables con el ambiente, la participación en proyectos y espacios sociales pueden ayudar. Sin embargo y ya que juventud no puede impactar en todos los anteriores, otras medidas son necesarias, “” explica Laura-Maria Sinisalo, Directora Pedagógica de Mightifier. 

El Programa de Resiliencia Climática de Mightifier combina habilidades de aprendizaje socio-emocional, fortalezas de carácter y actividades concretas que permiten hablar directamente de la ansiedad, cambio climático y su impacto. Temas como la justicia frente al medio ambiente, el poder del trabajo en equipo y la gratitud por lo que nos ofrece la naturaleza nos permiten construir esperanza en el futuro: juntos, podemos ser el cambio. 

Las instituciones educativas participantes en el Programa de Resiliencia Climática implementarán sus proyectos climáticos para beneficiar a su comunidad. Todos los proyectos a lo largo y ancho del mundo serán visibles, de manera que las instituciones puedan aprender entre ellas. 

” Estoy tan emocionada de que finalmente podamos pasar del discurso a la acción y fortalecer la esperanza n el futuro de nuestra juventud,” concluye Sinisalo.