Ahora cuando está acabando el año, queríamos mirar atrás y reflejar en lo que ha sugerido durante el año pasado. Las dificultades de este año nos han enfrentado a todos. El cambio de la educación en persona a la educación remota sucedió de la noche a la mañana y todos tuvimos que adaptarnos a la situación en segundos.

Nosotros por Mightifier tuvimos la oportunidad de seguir de cerca los rápidos cambios en la industria de la educación. Hemos estado extremadamente encantadas de ver la gran flexibilidad de los profesores y los estudiantes junto a sus habilidades de adaptarse a los nuevos arreglos en las escuelas.

El rápido cambio en el sector educativo  también afectó al trabajo nuestro y nosotros hemos hecho todo lo posible para adaptarnos a las necesidades de las escuelas. Primeramente, los planes de clase fueron adaptados para el aprendizaje remoto en la primavera. Durante el verano hicimos varias mejoras a nuestra aplicación para hacerla más fácil de usar y también más compatible con el aprendizaje en línea.

Especialmente durante este año difícil, la retroalimentación de nuestros clientes nos han ayudado mucho a seguir adelante, por ejemplo con este comentario de una profesora finlandesa:

“Me gusta mucho cómo explican las fortalezas del carácter. En primer lugar, es maravilloso que se habla en la escuela sobre las fortalezas de carácter. Yo creo que la educación del carácter es una de las cosas más importantes para la vida diaria, pero no se habla mucho sobre ella. Me gusta la palabra “fortaleza de carácter” porque lleva atención al hecho que todos tenemos un carácter personal y que es posible y valioso de crecerlas.”

      Marianna Haapakoski, Escuela Arkisto

Verdaderamente, la discusión sobre las fortalezas de carácter y su desarrollo se ha puesto en un rol más indispensable que nunca. Ahora cuando las rutinas normales y el sentimiento de unión en la clase han desaparecido, la importancia de la retroalimentación positiva ha llegado a ser enorme. Empatía y poder cuidarse uno a otro son habilidades que se aprenden más fácilmente por ejemplos, y cuando uno recibe palabras positivas de los otros, también se hace más fácil darlas. Cada niño merece animo y nosotros esperemos que la alabanza recibido por el parte de sus compañeros también continúa el año que viene.